viernes, 25 de mayo de 2012

Destino definitivo


.


Cuando hice el concurso de traslados, la última vez, busqué en el diccionario la palabra expectativa. De todas las definiciones me gustaba esta: posibilidad razonable de conseguir algo. Y pensé, un primer destino razonable sería estar a unos 80 km de mi casa. 
Más o menos así ha sido. 
El curso que viene me voy a Valderas, tierra de campos, definitivamente.
.

8 comentarios:

el maletero dijo...

No se dónde está pero suena bonito.

el maletero dijo...

¡Eh! ¡Tiene castillo, río, puente! Parece chuli.

Anónimo dijo...

Me alegra verte tan positiva Lucía :)

Un beso,
Luis

Pilar D. Paniagua dijo...

Buen bacalao, a tí que te gusta tanto.
Y empezando por V, estoy pensando que te podía haber tocado Veguellina de Órbigo o Villablino. ¡Qué suerte tan cerca de casa! Enhorabuena. Pilar

lucía ordóñez dijo...

Gracias por vuestro ánimos.
Yo necesito unos días para olvidarme de Villalón de Campos. ¿Qué queréis? Está a 20 km menos. Y tiene muy buen queso que también me gusta mucho, tanto o más que el bacalao.
He tenido mucha suerte, la verdad.

Judith Alvarez Garcia dijo...

Seguro que te acogen con los brazos abiertos vayas donde vayas

lucía ordóñez dijo...

Con que me quiera la mitad que vosotros tendré suficiente, Judith.

Fátima González Rancaño dijo...

Hola Lucía!
Te escribo en esta entrada para decirte que nuestros destinos se han intercambiado. Tu vienes a tierra de campos y yo me voy de aquí. Al final he tomado la decisión de irme a Salamanca a hacer Bellas Artes.
Espero que te guste esta zona que tiene muchas cosas para visitar!
Seguiré visitando tu blog y ya comentaré mas a menudo, para que no tengas queja de que tus alumnos no te motivan!
Un saludo!